Fluidos corporales, fuentes de energía para dispositivos

A través del trabajo de investigadores y estudiantes de instituciones educativas y centros públicos de investigación, el Laboratorio Nacional de Micro y Nanofluídica (Labmyn) genera conocimiento científico y tecnología para el desarrollo de sensores autosustentables, capaces de hacer mediciones de diferentes compuestos, como la glucosa, urea, ácido láctico, entre otros, para aplicaciones biomédicas.

Santiago de Querétaro, Querétaro. 5 de Noviembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- A través del trabajo de investigadores y estudiantes de instituciones educativas y centros públicos de investigación, el Laboratorio Nacional de Micro y Nanofluídica (Labmyn) genera conocimiento científico y tecnología para el desarrollo de sensores autosustentables, capaces de hacer mediciones de diferentes compuestos, como la glucosa, urea, ácido láctico, entre otros, para aplicaciones biomédicas.

Teniendo como sede el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq); la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ); el Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav); el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) y el Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), una de las líneas de especialidad del Labmyn es la síntesis y caracterización química y electroquímica de nano y biocatalizadores, así como membranas de intercambio iónico para aplicaciones en sistemas electroquímicos de energía.

La investigadora especializada en nanotecnología de la Facultad de Ingeniería de la UAQ, campus Aeropuerto, doctora Minerva Guerra Balcázar, explicó que el Labmyn, que es parte del Programa de Laboratorios Nacionales del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), cuenta con equipo especializado para la extracción, purificación y caracterización bioquímica de enzimas comerciales y endémicas con alto grado de pureza, para aplicaciones en sensores y sistemas de conversión de energía.

“En el laboratorio trabajamos con celdas de combustible microfluídicas que utilizan catalizadores biológicos, como las enzimas, que tienen reacciones específicas, lo que nos permite oxidar o reducir selectivamente algún compuesto que esté presente en los fluidos corporales, con el propósito de extraer energía eléctrica. Los compuestos que hemos utilizado son la glucosa, etanol, urea, el ácido láctico presente en el sudor, entre otros. Es un trabajo que se comenzó hace 10 años y que se consolidó con la creación del Labmyn”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *