Más de 214 mil personas visitaron la muestra Rojo mexicano. La grana cochinilla en el arte

CDMX a 5 de Febrero de 2018.- Un total de 214 mil  096 personas visitaron la exposición Rojo mexicano. La grana cochinilla en el arte,  que se exhibió  durante tres meses  en el  Museo del Palacio de Bellas Artes, recinto del  Instituto Nacional de Bellas Artes.

“Lo que más me gusta es que es un insecto mexicano”, afirmó ayer domingo 4 de febrero, fecha de cierre,  Salma Ortega, estudiante de la carrera de Biología quien, formada en la  larga fila, esperaba pacientemente ingresar al museo para ver la exposición el último día abierta al público.

De la puerta de acceso al palacio de mármol, la fila daba vuelta hacia el Eje Central y continuaba por Avenida Hidalgo, a la altura de la Plaza de la Santa Veracruz. Aunque cada cuatro minutos ingresaban 25 personas a dicho museo, la gente seguía llegando, por lo que parecía que no se movía.

Familias que visitaban la Alameda Central decidieron formarse al ver la multitud; parejas de novios, personas de la tercera edad y estudiantes, todos con la expectación pintada en el rostro y armados de paciencia a pesar de los rayos intensos del sol.

Debido al éxito de la muestra, el viernes 2 y sábado 3 de febrero el horario habitual de cierre del Museo del Palacio de Bellas Artes se extendió hasta las 21:00, mientras que el domingo 4 se amplió hasta las 23:00.

Paola García, coordinadora de mediadores del Palacio de Bellas Artes, comentó que la mayoría del equipo del museo y sus áreas de exhibición, museografía y mediadores trabajaron este fin de semana para brindar una mejor atención al público.

Mencionó que la sala introductoria, donde se explicó el cultivo de la grana cochinilla, fue una de las que más llamaron la atención, y destacó que los videos que ahí se mostraron podrán ser consultados aún en Youtube y el micrositio de la exposición.

Sin embargo, fue La recámara de Van Gogh en Arlés de Vincent van Gogh y la recreación que se hizo de esta pieza, que permitía a las personas retratarse dentro de una obra de arte, lo que más atrajeron al público mexicano.

El tema en sí es muy interesante, agregó Paola García, la gente sale muy contenta de saber que en la actualidad se sigue utilizando y que día a día consumimos productos que tienen el pigmento que por tantos siglos usaron grandes maestros de arte.

Refirió que cada cuatro minutos, aproximadamente, ingresaban a las salas del museo grupos de 25 personas, para evitar aglomeraciones y controlar la temperatura y corrientes de aire que necesitaban las obras exhibidas, creaciones de importantes artistas como Van Gogh, Renoir, Tintoretto y Velázquez, que a partir de este lunes regresarán a los respectivos recintos museísticos a los que pertenecen.

“Valió la pena la espera”, comentaban quienes descendían la escalinata de mármol del Palacio de Bellas Artes y continuaban admirando su fotografía tomada en la recámara de Van Gogh.

Una de las mediadoras compartió que en un domingo normal, recibían dos mil personas para tomarse la foto en la recreación del famoso cuadro.

“No importa el tiempo que deba esperar– dijo la joven Leslie– quiero ver el cuadro de Van Gogh”, mientras que Adelaida Rodríguez, estudiante de la Facultad de Economía, mencionó que le interesaba el comercio que se había desarrollado alrededor de este insecto en siglos pasados, por lo que esperar en la fila no le causaba pesar.

Fue así como desde su inauguración, el pasado 10 de noviembre, la exposición Rojo mexicano. La grana cochinilla en el arte cautivó al público con 49 piezas procedentes de 16 colecciones nacionales y 21 obras de 11 acervos internacionales, que dieron cuenta del uso de dicho pigmento de origen mexicano en el arte mundial.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *