Plásticos, redes fantasmas y altas temperaturas, amenazas de las tortugas marinas

Aunado a la depredación de sus huevos, las tortugas marinas enfrentan nuevas amenazas en el mar y la tierra: plásticos, “redes fantasmas” y elevadas temperaturas en playas de anidación.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca. 12 de septiembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- Aunado a la depredación de sus huevos, las tortugas marinas enfrentan nuevas amenazas en el mar y la tierra: plásticos, “redes fantasmas” y elevadas temperaturas en playas de anidación.

A lo largo de 10 meses del proyecto de investigación para la localización de áreas de alimentación de tortugas marinas frente a las principales playas anidación en la costa sureste del Pacífico Mexicano, el integrante nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Gustavo Hinojosa Arango, ha documentado su distribución y, más recientemente, la presencia de basura plástica y su interacción con estos organismos.

En entrevista, el catedrático del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) adscrito al Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), unidad Oaxaca, señala que estos animales que han existido durante millones de años en la Tierra, enfrentan en la actualidad los estragos de la contaminación.

Las bolsas plásticas, refiere, son confundidas por las tortugas con medusas, uno de sus principales alimentos, por lo que las ingieren y registran daños o bloqueo de su tracto digestivo que las puede llevar a la muerte.

Además, como ocurrió en días recientes en las costas de Oaxaca, los artes de pesca extraviados conocidos como “redes fantasmas”, atrapan de manera involuntaria la fauna marina causando muertes masivas, problema que puede permanecer durante muchos años.

En el proyecto financiado por National Geographic, el investigador y sus colaboradores de la Universidad del Mar y de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, recorren alrededor de 40 kilómetros a una distancia de cinco y 10 kilómetros mar adentro de la costa oaxaqueña. Durante estos recorridos, se han observado tortugas mutiladas debido a plásticos que se enredan en sus aletas, cortando la circulación. Y muestra la imagen de una golfina con hilos de un costal que se enrolla en su cuerpo, para ilustrar la problemática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *